Internacional e Interdenominacional

Creemos y valoramos la diversidad, somos una base que se compone de personas de varias denominaciones, edades, países, idiomas, y culturas.

Multigeneracional

 


 

Historia

En 1993, Mitch Anderson, típico californiano, decidió venirse a Pichilemu (Chile) a practicar su deporte favorito, el surf. En ese tiempo él percibió las necesidades de esa ciudad y el Señor le pusó en su corazón una visión que confirmaba lo que sentía.

 

La visión era empezar una base de entrenamiento misionero y también un complejo deportivo que ofrecería servicios a la comunidad consejería través de deportes, consejería y discipulado.

 

En 1994, el Señor les regaló una propiedad donde hoy día es la base de Juventud con una Misión en Pichilemu. Los primeros meses la familia Anderson empezó su trabajo juntamente con un grupo de voluntarios que llegaron con sus familias desde la base de Santiago. Entre ellos llegaron Chelo y Berta, Maximo y Susana, Pedro Hartley, Daniel Rebolledo entre otros. 

Desde el tiempo que la base esta en Pichilemu, hemos sido parte del entrenamiento y discipulado de centenas de estudiantes de diferentes nacionalidades, muchos de ellos sirviendo al Señor en tiempo completo en bases misioneras, iglesias u otras naciones.

 

Es nuestro anhelo ver esas oportunidades de entrenamiento y servicio multiplicadas en gran manera y para eso, tenemos una gran visión hacia el futuro y muchos sueños y metas que adoraríamos verlos cumplidos.